El Bandolero Más Famoso de Segovia: El Tuerto Pirón

el tuerto del piron

El Bandolero Más Famoso de Segovia: El Tuerto Pirón

Fernando Delgado Sanz era su auténtico nombre. Una nube en su ojo izquierdo y unas cuantas fechorías le dieron su temido apodo.

Nació el 30 de mayo de 1846 en Santo Domingo de Pirón y se crió rodeado de labradores en el seno de una familia humilde.

«Era Fernando Delgado / un arriscante mancebo, /

al que una nube en el ojo / le valió el mote de ‘El Tuerto’./

segar y arar le mataba / le aburría el pastoreo,/

y mientras otros el callo / daban, domando su cuerpo, /

él estaba en las solanas / como un pajón de centeno. /

Era doctor en caminos / en rondas y devaneos, /

amigo de las lechuzas, / de las sombras y los perros, /

farruco como el que más / y larguísimo de dedos”

La historia, los romances serranos y la leyenda llenaron con su nombre los polvorientos caminos y las miradas profundas de sus transeúntes. Los viajeros que cruzaban la sierra dirección Segovia eran enseguida advertidos: ¡existe un tuerto bandido del que no escapan ni los reyes, ni la iglesia, ni el pueblo!

tuerto

Creó una pequeña banda de cuatreros procedentes de la localidad de Espirdo, de Segovia y de Madrid. Su poder se extendía por toda la comarca del Pirón, los valles de río Viejo y del río Pirón hasta Pedraza, aunque son famosas sus fechorías en toda la provincia y en localidades tan cercanas a la capital como Tres Casas. A ambos lados de la sierra era conocido y temido.

Se cuentan todavía algunas de sus hazañas más famosas. Yo he elegido tres para vosotros:

Su primera fechoría, que no fue más que una venganza divertida. Corría el año 1866 y Fernando Delgado regresaba tras años de servicio militar. Al llegar a su hogar, descubrió que su novia había contraído matrimonio con otro mozo de la zona por presión de sus padres. Como burla contra el que iba a ser su suegro, le robó un carnero y lo repartió con sus amigos haciéndolo saber en todo Santo Domingo de Pirón. Aquella travesura no fue más que el comienzo de sus andadas en el mundo de la delincuencia.

Otra de sus hazañas, muy tierna, nos hace imaginarnos al Tuerto ladrón riéndose de su propia leyenda. Dicen que iba un niño a horas muy tempranas por un camino y el Tuerto salió a su encuentro y le preguntó: ¿A dónde vas tan temprano, chico?. A lo que el chiquillo respondió: Trato de evitar al Tuerto Pirón. Dicen que si le encuentro me robará el borrico y el cereal. El bandolero rió y dándole dos monedas de oro le dijo: Toma. Así no podrás temer que el ‘Tuerto’ pueda robarte porque el ‘Tuerto’ soy yo.

La última fechoría que os cuento no tiene nada que ver, es escalofriante, macabra, digna de un cruel bandolero castellano. Fue esta la definitiva para sembrar el terror en la comarca… En la banda del Tuerto participaba un joven madrileño de origen noble del cual el Tuerto nunca se fió. Habiendo oído que el madrileño andaba con la lengua suelta dando información importante sobre su escondite, el Tuerto decidió librarse de él. Le asaltó con un cuchillo y le mató. Cuando la guardia, avisada por unos viajeros, llegó al lugar, cerca de la fuente del pesebre en la carretera de Segovia, encontró la cabeza del madrileño clavada en una tapia y el cuerpo separado a escasos metros.

Como veis tras estas tres anécdotas eran muy variados los encuentros del bandolero con las gentes, aunque la burla y el miedo que infundía con su banda eran indudables. No faltaron los asaltos a diligencias en las montañas, los saqueos de iglesias y granjas y la persecución de viajeros. No obstante, como la generosa leyenda del niño se cuentan un par más, parece ser que el Tuerto era bueno con los pequeños viajeros y trabajadores, por ello hay quien dice que robaba a los ricos para dárselo a los pobres y que eso le alejaba de ser un simple ladrón.

300px-Asalto_de_ladrones
*Asalto a la Diligencia, por Francisco de Goya

Era audaz y hábil: era un bandolero invisible. Se decía de él: que es tuerto de doble vista. Pero eso no le libró de la prisión un par de veces.

En sus búsquedas se le describía así: “Edad, 35 años; estatura, más bien alto que bajo; ancho y cargado de espaldas; cara, ancha; color, moreno; barba afeitada; con un poco de bigote. Como seña particular, un granizo en el ojo izquierdo. Viste pantalón azul, chaleco de paño pardo y un chaquetón largo ó cazadora á cuadros; buenos borceguíes negros, y sombrero ancho ó boina azul muy usada.” Un artículo publicado en el Adelantado, unos años después de su muerte, contaba que muchas veces se paseaba por la ciudad tranquilamente saludando como un caballero y con todo su descaro a los segovianos que al reconocerle enmudecían. Sin duda no le faltaba el aire pícaro serrano.

el tuerto del piron
*El Tuerto Pirón

Estuvo encerrado en la antigua cárcel de la calle Juan Bravo de la cual escapó varias veces por la ventana, correteando como un gato sobre los tejados.

En su última huida sus huellas en la nieve le delataron. Fue arrestado y condenado a cadena perpetua. Triste por su ansia de libertad, preso de la claustrofobia, golpeado por la enfermedad que causan las paredes para los románticos bandoleros de los caminos, termina muriendo, entre rejas, a sus 68 años.

Hay muchos cuentos populares entorno a él, pero también fueron bastantes los periodistas, sobretodo madrileños, los que dedicaron a su vida y persecución numerosos artículos periodísticos.

Las leyendas acerca de sus escondites despistan a los historiadores: el tronco de un olmo centenario, cuevas, iglesias abandonadas, bosques… No obstante, hay un lugar del que se cree con más certeza que fue su hogar: la confluencia de los valles del río Pirón y el río Viejo. En concreto, la cueva de la Vaquera (si vais a entrar id preparados, yo solo he llegado hasta el cruce con el río subterráneo y no sé qué hay más allá), tiene tres galerías y un kilómetro de longitud, restos de enterramientos y piezas antiguas que ahora están en el museo de Ciencias Naturales de Madrid, si queréis más información (muuuuuy interesante) os dejo este enlace: http://www.torreiglesias.com/articulos/yacivaquera/yacivaquera.htm

images
*Valle del río Viejo

A su entrada un árbol se retuerce dando forma a la boca de la amplia cavidad, al pasear de noche por el valle es imposible no imaginar la luz de una hoguera titilando, el relinchar de un caballo cansado, el reír de los bandoleros celebrando su día… Sin duda fue el hogar de un cuatrero.

58CuevadelaVaquera3_thumb[3]
*Cueva de la Vaquera

Entre la leyenda y la realidad el segoviano Fernando Delgado Sanz terminó formando parte de la historia del bandolerismo en nuestra península: caminos y extensas llanuras de quijotes, molinos, pastores, pícaros… y nuestro Tuerto Pirón.

MC

<< >>

Dejar Un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Fullscreen capture 192016 10027 AM.bmp

Misterios de nuestra rutina: El Adelantado de Segovia

Curiosidades de Segovia

Aunque Segovia es pequeña y muchos no lo crean… aquí pasan cosas todos los días, por eso: nuestra historia ha sido recogida siempre muy de cerca  en numerosos periódicos, diarios, semanarios… que se han ido sucediendo años tras años para que no perdiésemos detalle y que han nacido gracias a todos esos intelectuales que han […]

1495544_717600418264964_221607523_n

Segovia y sus nieves

Curiosidades de Segovia, meteorología

Aunque no lo creamos el frío nos pone bonitos, nos colorea las mejillas, la nariz, nos despeina con gracia. Caminamos rápido por la calle, con las manos escondidas, pensando ”este tiempo no es normal”… ¡Con tanto verano por medio, ya se nos había olvidado! De todo esto del frío los segovianos sabemos bastante. Hoy en […]

agame1sin

Expresiones Segovianas

Curiosidades de Segovia

Buenas majos! Hoy vengo con algo muy nuestro, algo que nos hace ser reconocidos en el resto de España, algo que forma parte de nuestro carácter de modesta provincia, de nuestras raíces más segovianas. Y es que a pesar de este ir y venir de mundo en el que vivimos, y de la globalización, y […]