Serpientes y culebras de Segovia

esqueleto-serpiente

Serpientes y culebras de Segovia

Con la llegada del calor se produce un cambio en la fauna segoviana. Algunas especies que escogieron nuestros campos para pasar el invierno marchan para criar en climas donde el estío es más benigno; otras, menos sensibles a los rigores del verano castellano, nos eligen para sacar adelante a su prole. También tenemos multitud de especies que, sin haberse ido, pasan ocultas los meses más fríos. El croar de los sapos y ranas y el canto de los grillos marcan mejor el inicio de la primavera que cualquier calendario. Hoy queremos hablaros de unos de los animales con peor fama del campo español: las serpientes.
Los ofidios, a pesar de ser un importante componente de nuestros ecosistemas que en extrañísimos casos puede suponer una amenaza para las personas, no gozan de una reputación excesivamente buena. Ya en la Biblia aparecen como una de las representaciones del diablo, quien bajo la forma de una serpiente tienta a Eva. Otro ejemplo sería Ka, la enorme pitón de moral ambigua que Rudyard Kipling nos descubrió en El Libro de la Selva. Y es que las serpientes son uno de los animales que mejor mezcla esa sensación, que atrae y repulsa, propia de la tentación. Quien, venciendo los primeros reparos, se ha atrevido a tocar una serpiente, encuentra el tacto de su piel escamosa más cercana a la nobleza del metal que a la viscosidad de los peces esperada.

muda-piel-reptil-serpiente-caida
A diferencia de la mayoría de los animales, cuyos ruidos al intentar esconderse son los propios de una pequeña explosión de extremidades a la huida, delatadas por sus bruscas sacudidas de la hierba, el movimiento de la serpiente emite un sonido sibilante, suave y continuo, cuyo foco, por cerca que estemos, no atinamos a distinguir entre la vegetación. Este ruido, que se posa en la nuca de quien lo escucha, detiene inmediatamente nuestro paso, obligándonos a fijarnos dónde ponemos cada pie para alejarnos poco a poco. Si la dirección no es la adecuada, un bufido nos hará poner tierra por el método más expeditivo de pegar un brinco hasta lo que consideremos una distancia prudencial.
La elegancia del sonido de las serpientes al desplazarse se debe a que éste se realiza mediante movimientos ondulares, ya que su cuerpo, al llevar la idea de lo longilíneo a la más radical simpleza, prescindió de las extremidades. Estos movimientos, continuos y rítmicos, tienen un efecto casi hipnótico en el hombre, aunque a diferencia de lo que comúnmente se cree, no sobre sus presas. Pero la distinción en el desplazamiento de las serpientes no se restringe al sonido que produce, las huellas dejadas por las serpientes sobre la arena crean unos patrones de belleza casi matemática.
rastro-arena-serpiente-segovia-encendida
En nuestra provincia contamos con un buen número de ofidios, de los cuales sólo uno, la víbora hocicuda (Vipera latastei), posee un veneno que pueda suponer riesgo para el hombre. Al contrario de lo que se cree, las víboras son unas serpientes bastante tímidas que evitan desperdiciar su veneno atacando a lo primero que se les acerque. Aunque a casi toda culebra de menos de un metro se le ascienda automáticamente al rango de víbora, la hocicuda se distingue muy fácilmente del resto de nuestros ofidios: Es pequeña (no supera los 75 cm) y rechoncha, marcándose muy bien dónde empieza y termina el cuerpo, con su gran y famosa cabeza triangular y un paso a la cola(sí, las serpientes también tienen cola) muy pronunciado.

fotografía obtenida de www.viborasdelapeninsulaiberica.com
fotografía obtenida de www.viborasdelapeninsulaiberica.com

Posee un patrón en zigzag bastante marcado, pero es su hocico, un apéndice en forma de pequeño cuerno, y sus pupilas verticales lo que despeja cualquier duda en su identificación.

Dentro de las culebras segovianas (la diferenciación entre serpientes y culebras responde más a su potencial peligro para las personas que a razones zoológicas) más abundantes destacan las culebras de agua (Natrix spp.), sobre todo la viperina (Natrix maura) que a pesar de su nombre es la culebra más inofensiva de la península, ya que ni siquiera muerde cuando al ser capturada, limitándose a la desagradable técnica de regurgitar su contenido estomacal y tratar de aparentar mayor tamaño del que tiene, aplanando su cuerpo. La otra culebra de agua, la de collar (Natrix natrix), llamada así por el “collar” blanco y negro que presenta en sus fases juveniles, no es tan pacífica, aunque completamente inofensiva.
Junto a la viperina, la culebra de escalera (Rhinechis scalaris) es la más fácil de ver por nuestras tierras. En su fase adulta se distingue por su color verde apagado y las dos líneas longitudinales negras que recorren su cuerpo. Éstas, en los ejemplares más jóvenes, están unidas por manchas transversales, dando a su dibujo la apariencia de la escalera que le da nombre.
Rhinechis_scalaris
Cuando en verano vemos atravesar la carretera, elevando con altanería la cabeza sobre el asfalto, a una culebra que parece no tener fin, facilmente se trate de una bastarda (Malpolon Monspessulanus). Esta especie es el mayor ofidio de Europa, y junto a las víboras el único que también posee veneno. Pero no os asustéis, su toxicidad es muy baja, y lo inocula con unos dientes situados en la parte de atrás de su mandíbula, por lo que muy raramente afecta a los humanos.

<< >>

Dejar Un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

536179_206269739532874_739189012_n

respuestas: Segovia mágica y oscura

Adivina adivinanza..., Curiosidades de Segovia, Debate, Historia, Segovia Escondida, Sierra de Guadarrama

¡Buenas a todos, segovianos y no segovianos! Como os prometí, este miércoles traigo las ansiadas respuestas a nuestro último “Adivina adivinanza… Segovia Mágica y Oscura” que os llenó a todos de intriga hace un par de semanas. ¿Os las sabíais? Es el momento de saber si habríais acertado o no 😉 Comenzamos… ¿Qué barrio de […]

Maliciosa_1

Sierra de GUADARRAMA

Debate, Naturaleza, Sierra de Guadarrama

Como bien sabemos los segovianos, la Sierra de Guadarrama, el tramo del sistema central que limita nuestra provincia por el sur, es llamada en numerosas ocasiones “Sierra de Madrid”. La verdad es la siguiente…La Sierra de Guadarrama NO es la Sierra de Madrid. Y no lo digo por ser segoviana, simplemente me remito a los […]

640px-Fiesta_de_San_Juan_en_Albacete

Las fogatas de San Juan

Historia, Naturaleza, Sin Categoría

Se acerca la Noche de San Juan y en Segovia, como en tantos otros lugares de España, ya están preparadas las enormes pilas de leña que servirán para alimentar a las famosas hogueras sanjuaninas o luminarias. El solsticio acaba de inaugurar el verano: aunque las noches sean las más cortas del año, los días no […]